martes, 24 de abril de 2018

VII Campus Deportivo Raúl García 2018


El Campus está dirigido por Fernando Esteve Seleccionador Nacional de Tenis en silla y Raúl García segundo entrenador del Racing de Santander

INSTALACIONES: Polideportivo Municipal de Anduva, (Miranda de Ebro)

HORARIO: De Lunes a Viernes de 09.00 a 14.00 h. (Recepción 09.00 h.)

Deporetes: Tenis, Fútbol, Natación, Inglés y Gimnasia Rítmica

FECHAS: Del 25 de Junio al 5 de Agosto

Semana del 25 de Junio al 1 de Julio
Semana del 2 al 8 de Julio
Semana del 9 al 15 de Julio
Semana del 16 al 22 de Julio
Semana del 23 al 29 de Julio
Semana del 30 de Julio al 5 de Agosto

Para (Niños de 4 a 15 años)

INSCRIPCION: Matricula del 26 de Abril al 22 de Junio.
La inscripción puede ser por semanas, quincenas, incluso las 5 semanas.
Las Matriculas se recogerán con Raúl García, Fernando Esteve, en taquilla del Polideportivo de Anduva, SAC del Ayuntamiento y en el Parque de Antonio Machado en el Centro de Animación y Tiempo Libre.
Las matrículas se entregarán en mano a Raúl García y a Fernando Esteve (en la Escuela De Tenis)
El pago se puede realizar en Mano o Banco.
-Devolver la Matricula debidamente cumplimentada junto con el dinero en mano.
-Devolver la Matricula debidamente cumplimentada junto con el justificante bancario de haber realizado el abono.
- Adjunte una fotocopia del Dni. (en caso de tenerlo) o pasaporte del niño/a y de la tarjeta de la Seguridad Social o Seguro Privado.

Precio por número de semanas:

Precios

1 Semana 80 €, 2 Semanas 150€, 3 Semanas 210€, 4 Semanas 270€, 5 Semanas 300€
6 Semanas 330€

Para familias:

Primer Hermano una quincena 10%, segundo Hermano 20%

Con humor



lunes, 23 de abril de 2018

ANTOLIN




Asamblea en los años 80

Una de las Asambleas del C.D. Mirandés que tiene como marco el Teatro Cinema desarrollada en una de las cuatro temporadas que estuvo como presidente José Luis Solana.
De izquierda a derecha: Guillermo Espallargas (Directivo), Aureliano Cano (Directivo), José Luis Solana (Presidente), Santiago Lozano (Concejal de Deportes), Andrés Espallargas (Directivo) y Vicente Ruiz (Directivo)

domingo, 22 de abril de 2018

Tres derrotas consecutivas del filial

(Foto: Luis Valentín)
Este es el equipo inicial del Mirandés B que ayer en Ence sufría la tercera derrota consecutiva. Tras la clara victoria de estos chavales en San Leonardo de Yagüe por 0-3, han llegado tres derrotas consecutivas, la de ayer a manos del Castilla Palencia por la mínima de 0-1, gol conseguido por Oscar en el minuto 39 de partido. Quedaba todo un segundo tiempo y no pudo ser. Al final la tarcera derrota consecutiva.
MIRANDÉS "B": Javi; Asier (76' Unai), Riki, Carri, Donato (69' Josu), Fer, Manero, Toura, Zunzu, Jonay y Ayuso (64' Jarri).
Dos amarillas para el Castilla 7 para los "rojillosbe": Asier (17'), Toura (29'), Donato (31'), Jonay (69'), Manero (71'), Josu (80') y Jarri (91')

La crónica de fuera

Al Sanse le faltó la veteranía del Mirandés

Olaizola remata de cabeza con Celorrio de espaldas, ayer en el partido ante el Mirandés./MICHELENA
Olaizola remata de cabeza con Celorrio de espaldas, ayer en el partido ante el Mirandés. / MICHELENA

El filial no consiguió materializar su superioridad en el juego ante un rival directo al que hizo pequeño

ÁLVARO VICENTE
Hay días como ayer en los que el resultado es casi de lo de menos porque el Sanse jugó como un aspirante al ascenso y el Mirandés como un equipo pequeño. Así lo entendieron los más de mil aficionados de la Real que despidieron en pie a sus jugadores.
Este Sanse podrá jugar o no los playoffs por el ascenso, pero ha logrado algo mucho más valioso: que los suyos disfruten de su juego y los rivales le respeten como un grande. Si además alguno de sus jugadores termina en el primer equipo, el objetivo estará más que cumplido.
Materializar su superioridad en goles fue lo único que le faltó al filial de la Real ante un Mirandés veterano que no tiene otro objetivo que el ascenso a Segunda y que ayer se presentó en Zubieta con el único objetivo de meterse atrás y esperar su oportunidad.
Pese a la derrota, la primera después de once jornadas, el Sanse lo tiene bien encarrilado para prorrogar la temporada más allá de la liga regular. Los primeros clasificados de los cuatro grupos de Segunda B jugarán por el ascenso en eliminatoria directa, de donde suben dos, y los otros doce -tres de cada grupo- disputarán tres eliminatorias de las que saldrán los otros dos equipos que ascienden. El Sanse tiene que medirse al Sporting de Gijón, Racing de Santander y Peña Sport. Ninguno es fácil, pero todavía tiene opciones de alcanzar el primer puesto y también de quedarse fuera de las plazas de honor.
Si juega como ayer lo normal es que el Sanse se mantenga en esas posiciones altas y juegue por el ascenso. Le contabilizamos seis situaciones de gol en la primera mitad y al menos cuatro en la segunda. La más clara, en el minuto dos, cuando Olaizola no logró definir un centro de Gorosabel desde la derecha al segundo palo. Controló mal y decidió peor.
Pero, para ser justos, el Mirandés también tuvo las suyas. Fueron dos en el primer tiempo, quizás hasta más claras que las que tuvo la Real. El portero Zubiaurre se lució. Si tienen oportunidad de ver repetidas en televisión -ETB ofreció el partido en directo- dos intervenciones suyas entenderán mejor por qué se llegó con empate al descanso. En el minuto 7 sacó su pie derecho bajo palos para detener un remate a bocajarro de Llorente y en el minuto 30 pudo realizar la mejor intervención de la temporada al parar con la mano derecha un fuerte disparo de Borja a dos metros.
El Sanse jugó con una línea de cuatro atrás formada por Gorosabel, Le Normand, Lapeña y Muñoz -los dos laterales están para tener minutos en el primer equipo-. Por delante, como pivote, jugó Gorostidi respaldado por Sanz y el todoterreno Sangalli. Arriba, en las bandas, Capilla -este otro que pide una oportunidad con los mayores- y Olaizola, con Celorrio como ariete.
El Sanse hizo méritos más que suficientes para irse con ventaja al descanso, no solo porque tuvo más ocasiones, sino por la intención con la que planteó el partido. El Mirandés dio por bueno el empate antes de bajarse del autobús, jugó agazapado, y su única meta fue buscar algún balón perdido para tratar de ganar, mientras que el Sanse hizo lo imposible para tener superiorid en las bandas, con las subidas de los laterales, y por dentro, entre líneas, con Sangalli y Capilla. Los defensores de la Real jugaron la primera parte prácticamente en la línea divisoria.

Un gol y se acabó el partido

Pero ya se sabe qué pasa cuando se perdona a un equipo curtido en mil batallas como el Mirandés. Cuando más estaba dominando el Sanse, una jugada embarullada que no llevaba peligro alguno acabó en las botas de Rahmani en el segundo palo. Los jugadores de la Real reclamaron falta, pero para entonces Rahmani había sacado un disparo cruzado con su pierna izquierda que Zubiaurre no pudo detener. Zulaika confesó al término del partido que tenía «información» -suponemos que había visto repetida la jugada- para decir que al «árbitro le leerán la matrícula» por no haber visto esa acción con falta.
Conseguido su objetivo, el Mirandés llevó a la práctica el manual que tan bien ejecutaba su entrenador Pablo Alfaro cuando jugaba de central: fútbol a cuentagotas y faltas por doquier para frenar cualquier intento de reacción del rival. El Mirandés tenía el partido donde quería: fútbol bronco, intenso en las disputas y lento a más no poder.
Embotellado el Mirandés, atemorizado como un equipo pequeño -otros dirán que hizo su partido-, el Sanse todavía estuvo en disposición de marcar. Sangalli, de disparo lejano, y Lapeña, en un lanzamiento de falta que dio en la cruceta, pudieron conseguir el punto que merecieron.
("EL DIARIO VASCO")

La crónica de casa

Victoria y liderato (0-1

El C.D. Mirandés superó a una Real Sociedad ‘B’ que llevaba once encuentros sin caer y se coloca líder a falta de que finalice la jornada.
 VOLVER
 21/04/2018 20:20
Otra final y otra victoria. La segunda consecutiva, hoy en Zubieta, donde solo habían ganado tres equipos y ante un rival que llevaba once encuentros sin perder, encajando tan solo un gol en contra. Hoy recibió otro, de Yanis, y significó el mayor golpe en la mesa que podían dar los de Pablo Alfaro. Porque sí, pelearán por el liderato -que hoy recuperan- hasta el final de liga.
La primera parte en Zubieta fue de más tanteo que ocasiones, con un guion parecido al de la jornada pasada ante la U.D. Logroñés evidente por los papeles similares entre ambos equipos hoy también. Segundo y tercer clasificado a un punto de diferencia se jugaban mucho en este tramo final de liga. Y había miedo a ser el primer equipo en encajar hoy. Todas las aproximaciones a una y otra área durante los primeros quince de partido fueron en forma de disparos lejanos y acciones a balón parado, principalmente desde el banderín de córner. Ni Zubiaurre ni Limones tuvieron que actuar, en cualquier caso y el encuentro se focalizaba en ver qué equipo era capaz de hacerse dueño de la pelota. Para el Sanse fueron los 20 primeros minutos y para el Mirandés los restantes. Y durante su dominio, Borja Sánchez tuvo la mejor para los suyos en el 29: un balón colgado al corazón del área que arreó de puntera pero que Zubiaurre, completamente vendido a escaso metro del rojillo y sin tiempo para reaccionar, se encontró literalmente para quitársela de encima y evitar el tanto.
La salida de vestuarios de nuevo fue más positiva para los donostiarras que para los de Pablo Alfaro, inconscientemente cerrados atrás y despejando demasiados balones que nadie podía cazar arriba. Le faltaba pausa al conjunto rojillo, una pausa que encontró una vez fue capaz de volver a discutirle la posesión a su rival. Y a partir de ahí, a generar ocasiones. Llorente avisó con un disparo de zurda desde la frontal tras una bonita jugada entre líneas y al primer toque, pero el tiro se marchó lamiendo el palo izquierdo. Era el minuto 62 y el partido de nuevo estaba totalmente igualado. Hasta que el C.D. Mirandés fue quien pegó el primer zarpazo al choque. Diez minutos es lo que llevabas Yanis en el terreno de juego y lo que le valió para, en el 69, adelantar a los suyos. Diego Cervero la sirvió perfecto de espaldas a portería, un balón de cara para Yanis que, si bien no era fácil de enganchar, la pegó como los ángeles. Interior, fuerte y a un ladito. Imposible para Zubiaure. ¡GOL!
A partir de aquí, interesaba que pasasen pocas cosas. Y los rojillos siguieron interpretando el partido a las mil maravillas. Una defensa ordenada y contundente evitaba cualquier aproximación a los dominios de Limones. Líneas juntas y, cuando se podía, guardar balón. Los minutos corrían sin peligro real de que el marcador tornase. En una mala salida de balón Rúper se vio obligado a dejar a su equipo con diez para cortar una contra peligrosísima que quién sabe si hubiese acabado en gol de no haberse sacrificado el navarro por su equipo. La falta -pegadita a la frontal- acabó estrellándose en el larguero tras la rosquita que le metió Gorostidi y la mejor ocasión realista de la segunda mitad se marchaba al limbo. Solo quedaban seis minutos de sufrimiento más el añadido.
El encuentro estaba muerto, no por casualidad sino por méritos visitantes que de nuevo dieron una lección de cómo conservar el botín en los últimos minutos de partido. Balones despejados a compañeros que protegiesen arriba. Acciones defensivas sólidas y sin concesión de segundas jugadas. Total, los cuatro minutos de añadido también acabaron cayendo y los tres pitidos del colegiado llevaron el éxtasis al césped y a un centenar de seguidores rojillos en la grada que llevaba ya tiempo entregada a los suyos. Victoria y liderato, quedan tres finales.